jueves, 8 de noviembre de 2018

El Paykan el "milqui" iraní- símbolo de las calles de Teherán

 Desde el punto de vista de un periodista británico


El artículo original que traduzco a continuación fue publicado en Noviembre de 2006, el auto se siguió vendiendo hasta 2012 al menos como vimos en la otra publicación



Andrew Roberts observa como el Hillman Hunter renació como una infame trampa mortal- taxi iraní
El folleto en ingles del Paykan una leyenda que dice “aleje la fatiga en el cómodo lujo de un Paykan” pero cuando otra reliquia del grupo Rootes decide apuntarse a un costado de tu taxi en medio de la hora pico iraní, no es muy practico


El taxi Paykan promedio no suele tener aire acondicionado, pero como generalmente parecen carecer de luces de giro o incluso de frenos, no tener aire acondicionado puede parecer una incomodidad momentánea. Aun así, para un británico, tan solo mirar por las ventanas hacia la niebla de humo azul en el centro de Teherán, le causa un inquietante eco de los suburbios británicos de alrededor de 1973  
Al momento de su muerte a principios de este año, el Paykan no era el único legado del diseño automotriz de los 60 que aún se producía en el siglo XXI; en otra parte del mundo con apenas 1.375.000 chelines kenianos un Peugeot 504 nuevo de fábrica en Kenia, mientras que algunos rumanos afortunados pueden comprar la pick up de 4 puertas Dacia (un Renault 12 de 1969), y a unos motoristas de El Cairo se les ofrece el espléndido Al Nasser (un Fiat 131 Mirafiori).

De todas maneras, la idea de un diseño británico siendo fabricado en una empresa extranjera pertenece a una época remota. En su debut en el Reino Unido en 1966, el Hillman Hunter era un auto de salón mediano perfectamente agradable, que nunca llegó a tener el mismo cariño del público británico que su rival, el Ford Cortina Mk2. Quizás eso sea porque le faltaba la asociación que tenía Ford con Michael Caine, de Billion Dólar Brain y Get Carter, pero el hecho que haya sido ofrecido bajo no menos de cinco marcas diferentes tampoco ayudó.

Los últimos “Chrysler Hunter”  abandonaron los salones de ventas justo antes de que Peugeot se hiciera cargo de la empresa, y en el orden natural del mundo motor Británico se hubieran unido a las filas de autos rápidamente olvidados, pero cada tanto las revistas de autos mostraban imágenes de la persistente existencia del Hunter en Irán y en ningún video televisivo de Teherán faltaba la flotilla de Hunters arruinando gentilmente el medio ambiente en medio de un atasco de tráfico.

Para este año, el Paykan, Junto con el infame Hindustan Ambassador, era uno de los últimos legados de la industria británica cuando esta era una fuerza mundial. En 1965, el grupo Rootes comenzó el ensamblado iraní del Singer Vogue y el año siguiente vio el lanzamiento del Paykan que sería ensamblado por Irán Khodro Motor Works.

El Shah estaba tan orgulloso de su auto nacional que, cuando varios poderes internacionales quisieron congraciarse con Nicolae Ceausescu (presidente rumano por ese entonces) a mediados de los años setenta ofreciéndole Rolls-Royces y Buicks el regalo del gobierno iraní tomo la forma de un Paykan tope de línea (completo con techo vinílico) – y muchos ciudadanos rumanos dijeron que su presidente se lo merecía.

El Paykan de Nicolae Ceausescu



El Paykan también representó una extraña victoria para el grupo Rootes en medio de reclamos de garantía del Hillman Imp,  aun cuando la compañía se convertía en Talbot el Paykan continuaba imbatible, más tarde con mecánica Peugeot y una malísima reputación de contaminante. Una de las razones tras su supervivencia a ser ejecutado a mediados de los 80, fue su precio muy económico – con un precio de 4200 libras, el Paykan era eminentemente Accesible para el ejercito de taxistas de medio tiempo de Teherán, mucho de los cuales se cree que “Vivian felices” luego de dos años trabajando. Aparte de la contaminación, datos recientes de Irán sugieren que se muere una persona cada 28 minutos en accidentes de tráfico, con lo cual tampoco es muy seguro. El folleto promocional del Paykan en inglés de 2005 promete notables características de seguridad como “frenos de disco hidráulicos al frente” pero estos son de escaso valor cuando un Paykan lleva rutinariamente diez pasajeros además de algo de ganado variado.

El infame encabezado de 1973: “ 27 pasajeros muertos en un accidente de dos paykans” no era para nada excepcional, aunque es mejor no pensarlo mucho cuando se viaja a 120 km/h hacia un camión Hino muy grande y muy quieto.



Solo existe un Paykan en el Reino Unido, un modelo 1982 que fue llevado a Coventry  para ajustar los frenos; es propiedad de Andy McAdam, experto en Hillmans. Su única queja es que “el trabajo de carrocería no está a la altura de los estándares de British Leyland de la época”, que es una forma diplomática de decir que la calidad de construcción del auto es de cartón, con la característica adicional de que los faros se caen regularmente de su encastre.

Se parece a un LHD Hunter estándar con el motor de un Avenger 1600 y el panel de instrumentos de un Sunbeam S, incluyendo un superfluo tacómetro; pero este es el único ejemplo de un auto británico que aún se considera que provee movilidad a Irán y gracias a una triunfante operación de partes de repuesto, es probable que sea aún una característica regular de Teheran en la próxima década.

En su carrera de 38 años, quizás también inspiro unos cuantas miles de bromas ( como le dices a dos Paykans sobre una colina? Un espejismo) pero el Paykan permanece  como el legado de un tiempo cuando un auto podía ser vendido como “una mezcla feliz de grandeza clásica y moderna sofisticación”. Fue una imagen envalentonadora para cualquier británico patriota tomando su primer viaje en un taxi Paykan, y duró justo hasta el momento en que el conductor cerraba su puerta de un golpazo, y el ala trasera de la carrocería se desprendió en medio del tráfico



Fuente:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario